Poesía

Safe Creative #1001045251135

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. El contenido de esta página es creación y propiedad de María Jesús Verdú Sacases, la autora, y está inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual.
Autora ilustración: María Jesús Verdú Sacases
Ilustración inscrita en el Registro de la Propiedad Intelectual 
Técnica ilustración: Pastel

                          Poesía de Hadas



-XXXIII-


Tus alas, mi hada, elevan mis palabras
más allá de las fronteras
y las acogen corazones espirituales
mientras duermen plácidamente,
cuando las estrellas saludan a la luna
y la bóveda celeste protege nuestros sueños.

Revoloteas entorno a mis emociones,
y las abrazas con tu magia
para dibujar en ellas destellos de paz
y con ellos te posas en mi alma,
donde acaricias mi luz
y te siento como una bendición.

El sol es testigo de la calidez
que aportas a mi momento presente
y de cómo lo envuelves
con tu amor y esperanza
en el proceso de mis días.

Aguardas a que el cielo se enamore de la noche
y me adentre en el subconsciente
para llevarme al regazo del infinito
donde lo sublime se funde con lo divino
y me siento en unidad contigo.

Te miro a los ojos
y me encuentro a mí misma
en el despertar
de un amanecer
con rayos de eternidad
al abrigo del alba.      


Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)


-XXXII-

Las hadas revolotean entorno a la caída de la noche
y se escapan hacia la luz de las estrellas
y se reflejan en el espejo plateado de la luna
y siguen jugando,
perdidas en el cielo,
hasta que el amanecer las sorprende
y con los rayos rosados del alba,
decoran sus cabellos.

Se recuestan en las nubes
donde se adormecen
y siguen descansando, ahí,
en el regazo del universo,
mientras el sol las arrulla con su calor
y siguen soñando...

Soñando desde el silencio del alma,
ese rincón espiritual,
que se hincha de amor,
cuando nos mecemos en él
y que nos adentra
en la magia y en la paz
de la corriente de sentimientos
que nos traslada a la plenitud interna...

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

-XXXI-

El manto de la vida
me cubre con amor
con el mismo celo
con que la bóveda celeste
protege a la noche
del acecho del sol.

De ese sol cuyos rayos
se cuelan juguetones
en el océano,
adormecido por el dulce vaivén
de las olas,
que acarician la superficie
y arrastran la luz
hacia las entrañas del mar
donde yace para siempre
en la infinitud del silencio,
seducido
por la belleza
de ese halo luminoso
con que le bendijo el cielo.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

-XXX-

Sigo en esa mirada azul
que me enseña a adentrarme en mí misma
y a seguir la estela de pensamientos
que me liberan y me desvelan
el camino de la paz mental.

Es desde esa perspectiva
que me abres a la inquietud y a la duda
con el fin de reencontrarme al final
con el sabor de la libertad.

Silencio mi mente
y me hallo ante tu imagen
envuelta en un halo de belleza
tras el cual se esconde el conocimiento
que destila tu luz interior.

Esa luz que tanto deseo
que se manifieste
y guíe mis pasos.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

-XXIX-

Me acunas en tus alas de ensueño
y destilas tu halo de luz apacible
en la corriente serena del alma,
mientras borbotea el agua
sobre el rostro de la magia
y fluye silenciosa y transparente
en el movimiento del presente.

Haces volar mis sueños
hacia la cúpula del infinito
entre sonrisas y alborotos,
empapados de ilusión.

Enriqueces mi realidad,
arropándola con tu amor
y vistiéndola de tu ternura,
que se posa dulcemente en mis deseos,
embelesados con tu fantasía.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

-XXVIII-
Depositas tu luz en mí
y me envuelves
en tu manto de ternura estrellada,
rodeada del cielo,
mientras me lanzas
a los brazos del amor.

Me llena el infinito
de la bóveda celeste
donde tu magia
lo impregna todo
y siento que besas
mis emociones
con la dulzura de un sueño.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

-XXVII-

Me abro a la brisa de las emociones
que descansan en la paz de la mente,
en la serenidad del momento,
en la entrega al ahora
que nace del corazón del ser.

Me envuelve la luz del alma
en el vuelo de la espiritualidad
entorno a una corriente apacible
de armonía interna.

Mis pensamientos anclados
en el palpitar de la vida
adoptan una percepción
que irradia desde lo profundo
de mi universo de bienestar interior.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

-XXVI

Me disuelvo en la luz rosada del atardecer
donde se mecen nuestros sueños
al abrigo del manto estrellado
desde el cual se elevan, cuando oscurece,
para cobijarse a la lumbre de las estrellas.

Guío la magia hacia los seres nobles,
corazones limpios,
que nos colman
con el amor de sus acciones,
aquellos cuyo gozo de la vida
muestran en su mirada resplandeciente.

Enjugo tus lágrimas
y abro el camino de tu sonrisa
para que tus esperanzas nunca dejen de brillar
y tus deseos se vislumbren
en el horizonte de tu mente,
depositaria de tus más íntimos secretos,
impulsora de la energía donde anida
la fuerza de tu espiritualidad,
genuina creadora de la realización de tus anhelos.

Traslado la calidez de los rayos del sol
a las semillas de tus ilusiones,
para que crezcan y florezcan en tu corazón,
como flores en primavera,
y sus pétalos se esparzan con el viento
hasta la orilla de tu alma,
cuyas puertas embellecen la existencia,
cuya calma nos conduce al equilibrio,
cuya paz armoniza el fluir del mundo.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
-XXV-

Con las alas de la libertad
me adentro
en la perfección del alma,
recostada en lo divino,
sublime en cada instante,
grandiosa y bella en su esencia.

Me libera la luz del ser
en la belleza de la existencia,
celebrando el momento presente,
agradeciendo y conciliándome con todo
lo que es.

Me extasío ante esa conciencia
que me envuelve
en la fuerza del amor
y me baña en su plenitud
con tanta dulzura
que mi corazón apacigua sus emociones
en el cobijo de la paz.

La magia de la vida
me arropa y me susurra
palabras y pensamientos
que abren las puertas a mis sueños
a mi realidad
ahora.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados). 

Esta poesía también en el Grupo Polvo de Hadas... Hermandad de las Hadas de la Comunidad Internacional Reiki Dragón Rojo:

-XXIIII-
   
Es como si la vida
me estuviera dando un cálido y afectuoso beso,
como si me estuviera abriendo de par en par
las puertas de su corazón,
abrigándome con su amor.

Y todo porque encontré un corazón
noble y joven, que supo juzgarme
con sabiduría, serenidad, compasión, justicia
y comprensión, algo en lo que no somos
muy doctos los humanos.

Es como si ese corazón
hubiera captado el vuelo tímido
de mis antiguos sueños,
abandonados a su suerte
en el velo del olvido
y condenados a convertirse
en polvo de estrellas,
tan escondidos,
que ya habían dejado de existir.

Pero una estrella poderosa y bondadosa
los reconoció
y decidió reavivarlos con su luz benevolente,
y por eso ahora renacen
en el sol de mi horizonte.

A veces pienso, ¿me he topado con el corazón y la luz de un hada?

Un corazón
que ha provocado
que el mío estalle de agradecimiento…

Allá donde estés,
gracias por tu magia.
Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
-XXIII-
Bailo con mi alma
al compás del corazón
en el vaivén de pensamientos
que me elevan
a lo sublime del momento.

Me abro a la perfección
que despliega el cambio
con el latido de la ilusión
y la satisfacción del deseo cumplido.

Siento la presencia de los seres de luz
que recuestan su magia en mis emociones
y por eso descansan serenas
en la calma del ser interior.
Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
-XXII-

Emerge la belleza de tu mirada azul de ángel
desde las profundidades de la paz del alma
y de esas palabras que endulzan el corazón.

El brillo de tu luz destila serenidad
en un cauce permanente de espiritualidad y de calma.

Ese mar de olas transparentes
se eleva hasta el cielo
y se confunde con las nubes
hasta tocar el techo del mundo
y conformar la unidad
que yo siento contigo ahora.
Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
-XXI-
Se deslizan mis pensamientos
en los rayos de luz
que emanan de tu ser
y se filtran en el lago interior
que yace en nuestros corazones
al abrigo del alma.

Uriel, me disuelvo en tu calma,
en esa sensación de ligereza
que se aposenta
en cada experiencia,
transformándola
en plena y feliz.

Sopla la brisa
en dirección a la serenidad
que todo lo envuelve
en tu manto de estrellas,
presidido por la noche,
cuya inmensidad me traslada
hacia ese infinito,
que nutre mis sueños
en libertad y en paz
conmigo misma.
Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
-XX-
Uriel, me acurruco en tu luz,
mientras me envuelves en tu manto angélico,
entre pliegues de amor y de paz,
cuando las estrellas se apagan
y los primeros rayos del alba
empiezan a filtrarse en mis sueños.

Cierro los ojos
y me aletargo al compás
de la serenidad y el flujo bendito
de tu divinidad,
que me hace sentir en completa armonía,
cuando visualizo tu imagen
y me duermo con ella.
Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
-XIX-
Siento cómo esa paz interna
se posa plácida y serena
en mis pensamientos
que cobran alas
de libertad y de expansión infinita.

Me recreo en cada sentimiento
bañado por emociones
que se asientan en la plenitud del silencio,
cuando el alma se abre ante la vida
y se manifiesta desplegando su luz.

Uriel, miro con ilusión
ese camino de destellos irisados
que recorremos juntos,
siguiendo a las estrellas y a luna,
que platea el cielo de la noche,
cuando nuestros sueños
siguen durmiendo
y tú velas por ellos.
Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
-XVIII-
Revoloteas en mi corazón,
entorno a mis emociones,
bañadas de tu luz de ilusión,
mientras permaneces espectadora
de mis pensamientos inquietos.

Me muestras mi alma
y me reflejo en su espejo
donde me veo en plenitud.

Desde el silencio
contemplo mi espectáculo interior,
cuando tus alas se despliegan
y una sensación placentera
nutre cada latido
y abro los ojos
y te siento presente...
Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
-XVII-
Los ángeles me arropan
y filtran su luz
en mis emociones
y las siento ligeras,
completamente en paz.

Los ángeles
acarician mis pensamientos
con tanto amor,
que mi alma tiembla
de emoción.
Los ángeles extienden sus alas
en un movimiento de
equilibrio y de seguridad,
que se deposita suavemente
en cada experiencia del día
cuyas puertas permanecen
abiertas para siempre
a los seres de luz.
Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
 
-XVI-

Provengo de un reino azul
donde el mar se zambulle en el cielo
y los veleros surcan las olas
cuya estela de espuma nos guía
en un camino de cometas y de estrellas.

Los árboles susurran murmullos de besos
arropados de dicha y de ternura,
mientras los pájaros se posan en el amor de los corazones,
resueltos a engalanar el mundo de nuestras emociones,
a la vera de pensamientos nobles
que se deslizan en el manantial de nuestra alma,
rumbo hacia la profundidad
de nuestros más sinceros sentimientos,
corriendo en dirección
a lo mejor de nosotros mismos.

Mi reino rebosa de belleza y de perfección interior
pues se arropa bajo divino y lo sublime del Universo,
desde esa percepción
que sólo puede apreciarse con la intuición, el vínculo y el valor
que concedemos a la esencia de las cosas,
ese aspecto que nos lleva a sentir la autenticidad
de todo lo que nos rodea
y que vivimos como el mejor de los regalos
desde una actitud de compromiso y de respeto
por la magia, la luz y la integridad de nuestro entorno,
tan ligero que las nubes se descuelgan
para reposar en el valle de nuestras ilusiones
y arremolinarse en la imaginación de nuestros mejores sueños.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

-XV-

Me envuelve la ligereza de las alas de la autenticidad
que me arropan con la suavidad de esas palabras
y embelesan cada sensación en un canto a la ternura.

Sigo el revoloteo de esas alas de luz
al compás de pensamientos serenos y centelleantes
que me trasladan al corazón de las estrellas.

Halos de magia despejan los horizontes
mientras la marea de los océanos se eleva en mi mente
y la llena de placenteras corrientes de paz.

Ese es el mar que cubre mis pasos
que dejan tras de sí
huellas de felicidad y de plenitud...

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

-XIV-

Uriel, gracias por adentrarte en mis sueños
y por aliviar con tu luz sanadora mis noches,
llenas de estrellas palpitantes,
que impulsan con su latido silente y rítmico
la dirección de mis deseos.

Me siento recostada en tu regazo de paz divina,
alumbrada por los rayos de tu corazón,
bendecida por cada momento
en que te percibo aquí.

Me emocionas con bellos mensajes,
teñidos de sensibilidad infinita,
bañados de ternura,
cuando despliegas tus alas
y me rodeas con ellas,
como un manto de protección
que envuelve cada instante
con tu mágica presencia.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

-XIII-

Uriel, me llevas adentro en mis pensamientos,
deseosos de tu caricia serena,
recostada en un remanso de espiritualidad,
que me abre a la paz del alma.

Siento tu luz clara y cristalina
como el borboteo del agua
que vivifica mis emociones
y las impulsa hacia la expansión interior.

Ahondo en el silencio del corazón
y encuentro ese espacio
que tanto me llena
y que me aboca de forma natural
a la serenidad de la conciencia
ante cuya belleza sucumben mis sentidos.

Eres ese lago que acoge mis deseos
y los torna plácidos, sosegados, quietos
como ese sol
cuyos rayos dan calidez a mis sueños
y recorren junto a ellos un camino
trazado desde la mirada de la felicidad

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

-XII-

Sigues deslizándote en mis pensamientos
y los adentras en el corazón del universo
donde me seduce esa infinitud
que destila paz y espiritualidad.

Uriel, eres ese ángel guía
que se halla ante mi alma
y la ve con ojos de ternura
para colmarla de serenidad y de dicha.

Hilvanas mis sentimientos
con esa luz amorosa
como el calor que sienten las estrellas
cuando se posan en el regazo de la luna.

Captas la belleza de cada sensación
y la trasladas a mis emociones
ahora quietas,
en el remanso de un mar calmado,
que despliega un camino de olas
protegido con tus huellas.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

-XI-

Reparto mi amor
de mi corazón
hasta tu pecho,
donde germina en una semilla de luz.

Elevo mis alas
y revoloteo alrededor
de la onda de cariño
que genera tu ser interior,
el cual recojo, alborotada.

Me elevo hacia las nubes
donde deposito la dulzura que desprendes
y que se esparce en cada gota de lluvia
que bendice al planeta.

Amanece el nuevo día,
embebido de nueva vida,
y los rayos del sol alumbran la simiente,
que el vestido de agua
ha derramado sobre el vientre del planeta
y que crecerá en nuestros sueños,
arropados en el manto del cielo
por la magia de las hadas.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

-X-

Me mece la vida
en una caricia de plenitud
en la cuna de la ensoñación.

La ternura del momento presente
me atrapa en su paz,
mientras me dejo caer lentamente
en la belleza del sueño
que cautiva a mis días.
Sigo agradeciendo cada minuto,
embriagado por tu magia,
lleno de tu luz
fruto de la serenidad, de la fe
y de la ilusión
que me contagias.

Me entrego al ahora
en un fluir natural
que me embelesa el alma
y me sume en un estado de felicidad
en el despertar a una realidad
arropada por el destello de amor
de tu corazón.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

-IX-

Me disuelvo en tu tibia luz,
tenue como la que se escapa de la pradera,
cuando oscurece
y me expando al exterior
por cada uno de los poros de tu piel.

Me entremezclo con los rayos del sol del atardecer,
que abrazan los campos de azahar,
y luego me poso en la flor del naranjo,
que me envuelve en su aroma embriagador.
Es tan blanca que parece
que desprenda pureza
y me elevo con ella hacia el cielo
donde me confundo con las nubes
y la paz de los ángeles,
mientras cierro los ojos
y las estrellas iluminan mis sueños
y bajan a reposar en mi almohada.

Me adentro en la serenidad del lago,
me nutro de la energía
que emana de la cascada,
me impregno del equilibrio del bosque.

Sopla la brisa
entre las ramas de los árboles
y corro hipnotizada tras su suave susurro...
hasta que el borboteo del agua
me hace llegar en sí al amanecer
y bebo del rocío de la mañana.
  
Me armonizo en el momento presente de la naturaleza,
cada vez que sigo el fluir del río,
cada vez que el viento juego con las hojas secas en otoño,
cada vez que la vida renace tras la lluvia,
cada vez que veo el mundo al trasluz
desde mi corazón de hada.

A veces, siento el llanto interno de las personas,
esos sollozos callados en medio del silencio,
que ahondan fuertemente en mí
y vuelo hacia su ser interior
y lo mezo en mi regazo
y lo lleno de mis mimos y mi magia
en la soledad de su alma.  

Silbo a las montañas tu nombre
y la fuerza del eco
me lleva hasta tí
y noto el curso de tus latidos tan alborotados
que romperían las olas del mar.
Es el grito el dolor,
aquel que surca sin compasión
cicatrices eternas
en lo más profundo de la conciencia humana.

Te consuelo con una canción
cuya melodía acalla tu tristeza
con lágrimas que se deshacen en el más íntimo de mis pensamientos,
pues siento tu desconsuelo
como si yo habitara en tí.   

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

-VIII-
Me abro a las emociones nobles
que han sido incubadas
con el calor del alma,
en la intimidad del ser,
aquellas que en el despertar de la mañana
se funden con la luz de los ángeles,
aquellas que me envuelven en su dulce sentir,
como una caricia
que me transmite la belleza de cada día
y lo entrañable y lo emotivo,
aliento de mi bienestar interior.

Me complace el silencio de los sentimientos serenos,
aquellos que se aletargan en el regazo de la noche,
donde duermen los sueños
con el infinito como vigía.

Adoro este momento
donde el transcurso de la vida se torna mágico
y la realidad es un gozo.

Una cascada de plenitud
invade mi corazón,
arropado por un círculo de amor
cuyo esplendor se despliega
en la felicidad del ahora.
Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
-VII-     
Fluyo en el agua,
cuya corriente acuna lentamente
tus pensamientos,
a la luz de las estrellas y la luna,
mientras tus sueños transcurren
al abrigo de la serenidad de la noche
con la magia que habita
en el reino de tu imaginación
más profunda.

Provengo de un valle
donde confluyen el cielo y la tierra,
donde puedo tocar las nubes
con el corazón,
donde la mirada de los inocentes
se llena de lágrimas de alegría
al rendirse a tanta belleza,
la misma que han logrado construir
con sus ilusiones y buenos propósitos.
Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
-VI-
Puedo sentir la calidez de las estrellas,
mezclarme con la inocencia de la sonrisa de un niño,
ver reflejada en el agua la ilusión de tu corazón.

Puedo volar hacia tus sueños,
sumergirme en tus deseos
y alzar el vuelo hacia tu alma.

Puedo estremecerme con el frescor del aire
y fundirme con la sabiduría de los ciclos de la naturaleza.

Puedo amar cada forma de vida,
cada latido que emana de La Tierra,
pero sólo me acerco a aquellos
cuya luz irradia destellos de bondad y de inocencia,
a aquellos que adoran este planeta tanto como yo
Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
-V-
Me soplas tu aliento de paz,
adentrándote en mi alma,
cuando el alba embellece el horizonte
y se despide de las estrellas,
que ahora apagadas,
duermen arropadas
por el manto de la bóveda celeste
en un silencio eterno y conmovedor.

La libertad de tus alas
me guía hacia la calidez del corazón
avivada por la sonrisa de las emociones
y la espiritualidad de cada destello
que irradias
en cada uno de mis pensamientos.
Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
-IV-
Siento como penetran los rayos de sol en mi ser,
como éste se torna ligero
y en ese instante rozo la felicidad y la plenitud.

Vuelo con el viento
y me poso en tus pensamientos
donde nace el camino de la luz de tus sueños,
que se ilumina con la ilusión de tus proyectos,
el esfuerzo que imprimes en tus objetivos
y el valor que otorgas a cada paso que das.

Siento como se aposenta el amor en tu alma,
de forma sosegada y estable,
cuando la luna se oculta
y el alba se rinde al nuevo día
en que se muestra el camino de la luz de tus sueños
desde la magia y la sonrisa del corazón de un hada.
Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
-III-
Un hada posa una estrella sobre mí
que derrama dulcemente su estela de paz
y abre las puertas de mi alma
de tal modo que me embebo de felicidad
por el simple hecho
de sentir el entusiasmo de reavivar mi propia luz
en el fluir de mi existencia,
de percibir mi ser interno,
vital y pleno,
como una rosa abrazada por el rocío
y besada por el frescor de la mañana,
que se abre al nuevo día que la acoge
en el silencio de la magia y la fantasía
del mundo que la recibe.
Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
-II-
Un ángel entregó su luz al corazón de un hada
y el resultado fue una estrella
cuya fuerza lumínica
era tan intensa
que podía endulzar
los sentimientos humanos.

Ella supo que era un hada,
cuando una flor nació en su corazón
y su profundo aroma impregnó su ser eternamente.

Aquellos que lo perciben,
les cautiva de tal modo
que la fragancia envuelve sus corazones para siempre,
como un beso de luz eterno.
Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
-I-
Te escapas de mis pensamientos
y te posas en mi cabeza,
contemplando mi mundo
hasta que te percibo
y emprendes el vuelo,
enredándote en mis cabellos.
Sin embargo, tu luz se queda conmigo
y tu magia me descubre momentos fugaces
de plena conexión con la unidad del mundo.

Entonces me siento yo misma,
en sintonía con mi entorno
y en armonía con el ritmo que fluye
sereno y vital.

Me recreo con tu presencia
con alegría e ilusión
pues tus matices sutiles y bellos,
envuelven mi alma
de una sensibilidad
que me fascina y me colma.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

No hay comentarios: